Cuando reina la impunidad


Pasan cosas terroríficas mientras todo aparentemente sigue igual. Detenciones irregulares, terror psicológico, redadas aleatorias, extralimitación en el uso de la fuerza, teléfonos que se pinchan, cables que se cortan.

Su intencionalidad es quebrar las posibilidades de organización, eliminar el movimiento, reducir al individuo introduciendo el miedo, haciéndonos considerar que la disidencia política es una ausencia de adaptación social, dándonos, en definitiva, lecciones de norma.

Entramos en disonancia con las exigencias de su estructura y eso nos convierte en una pulsión a reprimir. Pero la pulsión nunca queda satisfecha, siempre está presente, por eso se equivocan en sus estrategias y mecanismos de gobernanza. Estamos ahí, somos una expresión de las tensiones que generan, no negamos la realidad, pero nos esforzamos en desviarla.

Ni guardaremos silencio, ni vamos a quedarnos quietos.

Por eso queremos expresar nuestro apoyo y solidaridad a los compañeros detenidos acusados por la acción de expropiación de La Casa del Libro. Creemos que es una cuestión que nos afecta a todos y a todas. No se puede silenciar cómo, de una manera siniestra, se busca mantener una sociedad prisionera con el discurso del poder. Sería como otorgarles una forma de impunidad que amplificaría su discurso a medio plazo.

Por eso, ante este nuevo ejemplo de represión, solo cabe una respuesta: resistencia. Y sin ambigüedades, nuestra posición será activa con los compañeros ahora y en las próximas semanas.

Y es que hay que joderse, no nos acostumbramos.

m4s0n501

Compartir

Sin comentarios

Añade el tuyo