Si estás como una regadera, plántate.