Nueva detención de una compañera del Patio Maravillas


imagesNo más impunidad policial, no más redadas racistas
Detenida una segunda compañera del Patio Maravillas

Hoy, viernes 27 en torno a las 21 horas, cuatro agentes policiales de paisano han detenido a una segunda persona en relación con la redada racista del jueves en la puerta del Patio Maravillas. Lucía, nuestra compañera detenida, iba caminando por una calle del barrio de Malasaña junto a otra persona cuando, de manera aparentemente casual, ha sido reconocida por los mismos policías que el día anterior habían efectuado la redada racista en la puerta del centro social. Sin mediar palabra, la han retenido, subido a un coche y conducido a comisaría de Leganitos.

Lucía ya está siendo asistida por un abogado, que nos ha comunicado que le van a tomar declaración esta misma noche. Amigas y compañeras de Lucía estamos reunidas para decidir acciones conjuntas que contribuyan a que salga lo antes posible. El sábado se organizará una rueda de prensa en la que se contarán más detalles y próximos pasos. Estad atentas a https://twitter.com/patiomaravillas.

Paradójicamente, nuestra compañera se dirigía hacia el Patio Maravillas para celebrar que la primera persona detenida, Esther, acababa de ser puesta en libertad tras pasar antes un juez en Plaza de Castilla. Esther fue detenida ayer cuando intentaba mediar con las fuerzas del orden: unos agentes pidieron la documentación a un compañero solo por el color de su piel. Los agentes que detuvieron hoy a Lucía son los mismos que arrestaron ayer a Esther, quien ha sido liberada hoy a las 20,30 h, con cargos de resistencia, atentado y desobediencia. Previsiblemente, Lucía se enfrentará a los mismos cargos.

Nos cuesta mucho no relacionar la liberación de Esther y la detención de Lucía como un acto miserable e infantil de venganza de una policía acostumbrada a actuar con impunidad. Una impunidad construida día a día por una Delegación del Gobierno que, mientras pierde uno tras otro los juicios por las miles de denuncias que ha puesto para intentar evitar la libertad de expresión de una ciudadanía más organizada que nunca, sigue intentando que tengamos miedo.

Pero hemos aprendido que la justicia, la libertad y la democracia solo son reales cuando las ejercemos, cuando nos rebelamos, cuando paramos desahucios, evitamos redadas, nos manifestamos, rodeamos parlamentos, nos organizamos. Hemos aprendido que eso es hacer democracia. Seguiremos ejerciendo nuestros derechos. Sin miedo. Juntas.

En soledad nos quieren, en común nos tendrán.

Compartir