Incendio en el Patio Maravillas. Primeras conclusiones.


Malasaña, 16 de abril de 2014

Incendio en el Patio Maravillas. Primeras conclusiones.

En la madrugada del viernes al sábado 12 de abril, en torno a las 00:30, se produjo un incendio en el primer piso del Patio Maravillas. El Patio fue desalojado de inmediato y el incendio controlado, sin que ninguna persona resultase herida. Se procedió a llamar al servicio de bomberos, que extinguió el fuego por completo. El jefe del operativo indicó que el incendio no había provocado daño estructural. Tenemos la sospecha de que el incendio pudo ser provocado por lo siguiente:

– Las primeras personas que llegaron al foco del incendio dijeron que el lugar olía a gasolina.

– La velocidad con la que se propagaron las llamas sugiere algo similar.

– La policía científica no ha encontrado ningún resto de nada que hubiera provocado el fuego de manera accidental: cortocircuito, cigarrillos, velas o algo parecido.

Tras este incendio vamos a tomar dos medidas: en el campo legal, hemos puesto una denuncia y nos hemos personado como parte en la investigación de oficio, y, en relación al espacio, hemos decidido reforzar las medidas de seguridad: más extintores en el edificio, las zonas de paso estarán más controladas, reforzaremos puertas y el control del acceso, entre otras cosas. Por lo demás, el Patio estará abierto con normalidad a partir del 21 de abril. La mayor seguridad nos la ha dado mantener las puertas del centro social abiertas, funcionando, encontrándonos con las gentes que participan del espacio y haciendo lo que sabemos hacer, gestionar en común un espacio en el centro de nuestra ciudad.

Por último, queremos recordar la situación que viven los espacios sociales como el Patio Maravillas: realizamos un trabajo político fundamental para llenar de vida los barrios, generar espacios de encuentro y hacer efectivos derechos que nos arrebatan. Sin embargo, además de no reconocer nuestro trabajo, nos persiguen, criminalizan y atacan. En los últimos meses, el ayuntamiento de Madrid, con la excusa de la tragedia negligente del Madrid Arena, ha intentado prohibir numerosos actos y actividades del Patio y de otros muchos espacios sociales de la ciudad. Sin embargo, la noche del viernes el Patio fue un ejemplo de autogestión ciudadana, porque, hasta cuando las cosas nos vienen mal dadas, hemos demostrado que todo es más fácil cuando prima la ética, el cariño por los espacios y las gentes que lo componen, en vez de la ley del beneficio cueste lo que cueste.

No queremos que este incendio se coloque en el centro de nuestra actividad, nuestras líneas de trabajo y nuestras preocupaciones. Tenemos un centro social que gestionar, una ciudad que construir, cosas que hacer para seguir vivas y cosas que anunciar muy pronto. Hemos guardado silencio muchos meses, pero es el momento de empezar a hablar de nuevo.

Permanezcan a la escucha… se acercan tiempos interesantes

Sabemos donde tenemos enterrada el hacha de guerra

Compartir