Sabemos dónde, sabemos cómo


En el Patio Maravillas llevamos 8 años autogestionando un espacio en la ciudad de Madrid, donde las personas que lo construimos desarrollamos actividades de manera horizontal y asamblearia. Pero el Patio no es sólo un edificio, también es una red de comunidades políticas y afectivas desde las que trabajamos para transformar el lugar en el que vivimos. Y compartimos un objetivo: transformar Madrid para convertirla en una ciudad más vivible y democrática, una ciudad abierta a todas las personas que la habitamos.

Hoy venimos a contaros que, tras una pequeña pausa de unos meses de reflexión, ya sabemos cómo y sabemos dónde seguir con el proyecto del Patio Maravillas, al que queremos, como siempre, invitaros.

Sobre el cómo: Marco Común para la cesión de espacios a Iniciativas de Gestión Ciudadana.

Madrid es un ciudad tremendamente rica en centros sociales, iniciativas y gentes diversas que gestionamos espacios abiertos a la ciudadanía. Muchas de estas iniciativas aspiramos a que las instituciones reconozcan esta labor cediendo espacios en los que poder desarrollar nuestra actividad con dignidad, de manera autogestionada, sin precariedades y sin desalojos. El Patio somos una de estas iniciativas, tal y como llevamos 8 años diciendo.

Desde hace meses, muchas de estas iniciativas nos hemos juntado bajo el nombre de Red de Iniciativas de Gestión Ciudadana, para redactar un marco común que sirva de paraguas para facilitar y dar cabida a estas cesiones. ¿Cómo se gestionan estos espacios? ¿qué tipo de actividades tienen cabida en ellos? ¿cómo una iniciativa ciudadana puede solicitar la cesión de un espacio? Estas son algunas de las preguntas que tratamos de responder en este marco. Como no podía ser de otro manera se trata de un marco vivo, un proceso que vayamos mejorando entre todos y todas. Y lo más importante, se plantea como un recurso para todas las madrileñas, abierto al común y a la participación de todas las personas. Soñamos con un centro social en cada barrio de Madrid ( o más!) y que puedan autogestionarse a través de este marco común.

Sobre el dónde: Alberto Aguilera 20

Y aunque los centros sociales no seamos sólo espacios en los que pasan cosas (somos cuerpos políticos, somos comunidades de cuidados, somos espacios democráticos…) indudablemente necesitamos las cuatro paredes que nos permitan ser infraestructuras del común. Esas cuatro paredes queremos que sean las del edificio sito en la calle Alberto Aguilera 20. Un edificio construido en los años 20 del siglo pasado y que fue Tenencia de Alcaldia y Casa de Socorro del Distrito de Universidad (popularmente denominado Barrio de Maravillas). Este espacio es el edificio municipal vacío más próximo al territorio de acción de El Patio. Y esto es porque en toda Malasaña, uno de los barrios con más carencias dotacionales de Madrid, los edificios públicos vacíos han sido expoliados en los últimos años, a mejor beneficio del mejor postor: Corredera 20, Divino Pastor 9, el pasaje de Fuencarral, todo ello gracias a una política de tierra quemada que olvida las necesidades de las las madrileñas, poniendo en su lugar a fondos buitre estadounidenses, macroespeculadores urbanísticos globales y otras aves rapaces.

Desde el Patio reivindicamos este espacio como el mejor, por emplazamiento, metros cuadrados, estado y obviamente propiedad (el Ayuntamiento de Madrid), para continuar con el proyecto político, social y cultural que desarrollamos. Y tras meses de diálogo con el Ayuntamiento también sabemos que su voluntad política es que proyectos como el del Patio perduren y florezcan, por lo que esperamos poder invitaros al nuevo espacio más pronto que tarde. Antes de que llegue el invierno.

Compartir

'