Ocho años buscando un lugar donde alunizar


El pasado 4 de agosto fuimos desalojadas del edificio de la calle Divino Pastor que habíamos recuperado en respuesta al desalojo de la anterior ubicación del Patio en la calle del Pez. Este desalojo nos pilló por sorpresa, sin ningún tipo de notificación previa por parte de los juzgados y con muchas de nosotras fuera de la ciudad, como corresponde a las fechas de agosto. De este modo y lamentablemente no pudimos hacer frente a este desalojo como a vosotros y vosotras sabéis que nos gusta: garantizando que la ciudad de Madrid no pase ni un solo día sin Patio. Asimismo, al reiniciarse el curso comenzamos a establecer las líneas de contacto y de trabajo tanto con el Ayuntamiento de Madrid como con la red de espacios autogestionados, en lo que llevamos trabajando varios meses.

Coincidiendo con el desalojo del edificio de la calle Divino Pastor comenzamos a asistir a una ofensiva comunicativa por parte del Partido Popular de Madrid, con rueda de prensa de la señora Aguirre incluida a las puertas del edificio desalojado. Una rueda de prensa en la que la lideresa fue jalonada por medios afines de la caverna. Desde entonces, y cada vez que el Partido Popular ha tenido oportunidad, ha utilizado la petición de cesión de un espacio público para el Patio como arma arrojadiza contra nosotras y nuestro proyecto, contra otros espacios autogestionados, incluso contra el propio Ayuntamiento de Madrid. En las últimas semanas se han unido a esta campaña de difamación Ciudadanos y, algo que consideramos más grave, una cadena pública como es Telemadrid, que pagamos con los impuestos de todas y todos.

Ante el intento de desinformar a las ciudadanas y denostar nuestro proyecto queremos dejar claros los siguientes puntos:

  1. El Patio Maravillas no quiere que le DEN un espacio gratis. El Patio Maravillas es la constatación de que las madrileñas y madrileños sabemos y queremos hacer ciudad (ciudad democrática, ciudad abierta, ciudad participativa) y que, de facto, la hacemos. Para ello, necesitamos un espacio. El Patio Maravillas no es un colectivo ni un grupo de colegas. Es un espacio del común por donde miles de personas pasan al mes y que cualquier madrileña puede usar. Es un recurso de cualquiera.
  2. Utilizar los espacios públicos que son de todos es un derecho de los y las madrileñas. No es un privilegio, sino un derecho que llevan ejerciendo cientos de organizaciones sin ánimo de lucro, asociaciones, incluso empresas privadas y la Iglesia en la ciudad. Cientos de locales están cedidos por el Ayuntamiento a estas organizaciones desde hace años sin que Esperanza Aguirre haya dado una rueda de prensa en su puerta, que sepamos.
  3. Desde la Red de Espacios de Gestión Ciudadana venimos trabajando en la elaboración de un marco normativo común que regule a nivel metropolitano la cesión de espacios vacíos propiedad del Ayuntamiento a Iniciativas de Gestión Ciudadana. Tiene como objetivo generar normativa para facilitar el acceso al uso de espacios públicos de las asociaciones y entidades que lo soliciten y demuestren su aportación a la construcción de una ciudad que merezca la pena ser vivida mediante modelos de gestión abiertos a la participación ciudadana y el empoderamiento social. En este sentido, la cesión al Patio sería un proyecto piloto dentro de ese marco normativo común al que hacemos referencia.

Sobre la interlocución con el Ayuntamiento: en un momento del diálogo se nos trasladaron diferentes opciones respecto a cuál podía ser la futura ubicación del Patio y, como sabéis, elegimos el edificio situado en la calle Alberto Aguilera. El diálogo con el Ayuntamiento de Madrid sigue abierto y, esperamos, tendrá resultados en un plazo breve de tiempo para que desde el Patio podamos seguir desarrollando nuestro proyecto en toda su amplitud.

Repetimos: No vamos a permitir que nos caricaturicen, criminalicen e instrumentalicen. Y queremos pedir ayuda a los madrileños y madrileñas. Ayuda para demostrar que queremos, necesitamos y que tenemos el derecho a espacios públicos donde autoorganizarnos. Demostrémosles que Madrid no es la ciudad de la Púnica, la Gürtel, Eurovegas o el relaxing cup of café con leche. Madrid es la ciudad del Espacio Vecinal de Arganzuela, de la Plaza de la Cebada, de Montamarta, del Patio Maravillas y de todas la iniciativas ciudadanas que están por llegar y que harán de nuestros barrios lugares mejores, como han hecho hasta ahora.

Compartir

'