COMUNICADO FRENTE A LA APROBACIÓN DE PLANES URBANÍSTICOS Y LICENCIAS TURÍSTICAS EN NUESTRO BARRIO Y EN NUESTRA CIUDAD II


Ayer se cumplían las peores expectativas y se culminaba el proceso por el cual la que fue una de nuestras últimas sedes, Divino Pastor 9, ha pasado de ser dotación municipal (vendida a precio de saldo a fondos especulativos) a convertirse en apartamentos turísticos que competirán con AirBnb, hostales, hoteles y demás industria que tanto ha machacado el barrio de Malasaña, un claro ejemplo de la gentrificación y la turistificación más salvaje de nuestra ciudad .

La historia del edificio se ha contado en numerosas ocasiones. No se trata pues de detenernos ahora en volver a contarla, solo recordar, como ya hemos dicho en otras ocasiones, que se trata de otro ejemplo más del expolio de lo común que sufre Madrid.

Vemos con tristeza como de nuevo los grandes capitales financieros son capaces de dictar las políticas urbanísticas de la ciudad con la connivencia de los diversos gobiernos municipales y regionales, incluido el actual consistorio. Otro golpe más a las vecinas de Malasaña y a las vecinas de Madrid en general. No vamos a permitir que sean ellas quiénes decidan cómo queremos habitar esta ciudad.

Tenemos poco que añadir a lo que contábamos en enero cuando parecía que iba a tener lugar esta votación, tan solo nuestra firme convicción de seguir peleando por una ciudad que merezca la pena ser vivida, donde el centro no sea un mero escaparate para turistas y las vecinas no sean expulsadas de sus barrios para servir a los intereses económicos que especulan con nuestra ciudad. Y esa ciudad pasa por tejer redes y lazos desde los barrios, unos barrios dónde encontrarnos, dónde haya más centros sociales, espacios necesarios para fortalecernos, organizarnos, y generar democracia desde abajo. Barrios  donde disfrutar y cuidarnos.

Nosotras seguiremos poniendo el cuerpo y enredando con la vida alegre que aún queda en esta ciudad para apostar por otro Madrid que sí es posible, incluso bajo el dominio del “no se puede” de la política institucional.

P.D: Nos vemos el #6M en las calles, porque #MadridNoSeVende 😉

 

Compartir