funcionamiento

Muchas veces se nos olvida escribir el E.P.A. antes del nombre Patio Maravillas. No es una omisión muy importante si uno tiene claro que significa.
La -E- significa espacio; la -P- polivalente y la -A- autogestionado.
Las dos primeras hablan de cosas más o menos evidentes y que ayudan a hacer un acrónimo elegante. La tercera tiene más enjundia. Autogestionado viene a recordarnos que nosotras nos lo guisamos y nosotras nos lo comemos y que nuestras decisiones son horizontales.

Para llevar a cabo esa idea contamos con una asamblea que se divide en dos partes: una de gestión, que llamamos el Patio hacia dentro, y otra general, que llamamos el Patio hacia fuera. Ambas son abiertas y a ellas acuden todas las personas que participamos de una manera u otra del patio.

- El patio hacia dentro: tratamos los temas que tienen que ver con la gestión del espacio en el que convivimos: mantenimiento, actividades que se realizan, horarios, turnos militantes, organización interna, etc. A ella es bueno que acudan, al menos, un par de personas de cada colectivo.

- El patio hacia fuera: se tratan las cosas del patio más allá de la gestión del edificio: espacios de participación externos, temas de defensa, campañas, cuestiones políticas, ejes de trabajo transversales, etc.

Las asambleas se celebra cada 15 días. La hora suele ser a las 19:00 y el día de la semana varía de forma rotatoria de lunes a viernes para no afectar a ningún colectivo de manera desigual. El día a día se gestiona mediante dos listas de correo, entre las que se transfieren las actas de cada asamblea.

Si estas pensando en participar de manera más activa en el patio y te impone presentarte en una asamblea, puedes dar los primeros pasos de otras maneras. Puedes participar de cualquiera de las actividades e integrarte en un colectivo que trabaje temas que te interesen. De esta manera iras conociendo a la gente poco a poco y lo demás viene rodado. Si no ves ningún colectivo que te llame, pero la labor que se realiza en el patio te atrae, pásate por la cafetería cualquier tarde y pregunta. Aún no nos hemos comido a nadie y nos encantan las caras nuevas.